jueves, enero 12, 2006

Sobre los talles de la ropa y la libertad de comercio

Leo en Clarín una nota sobre los resultados al momento de la Ley de talles sancionada en la provincia de Buenos Aires en el año 2005 que obliga a los comercios de ropa a vender mínimamente talles que lleguen al número 48.

Esta ley fue promovida por la dificultad que tiene mucha gente, especialmente mujeres y chicas jóvenes, para encontrar ropa que pueda calzarle en el cuerpo sin tener que bajar 10 o 15 kilos para poder ponérsela.

Según la nota sigue siendo difícil encontrar ropa con los talles que obliga la ley, por lo que se muestra que los comerciantes hacen caso amiso a la misma, como es usual en Argentina.

De todos modos nos encontramos en este caso nuevamente con los resultados de otra maravillosa invención de la política gubernamental argentina (ya sea por parte del legislativo como del ejecutivo provincial) que todavía cree que con una o varias leyes se puede modificar la realidad.

De la misma forma este caso también es un ejemplo de la tendencia que tenemos los argentinos a esperar que el estado resuelva nuestros problemas.

Soy plenamente consciente de lo que es conseguir ropa de ciertos talles en los comercios de Buenos Aires ya que mi esposa muchas veces ha circulado infructuosamente por los mismos tratando de conseguir ropa adecuada.

Pero desgraciadamente todavía nos queda por aprender que una ley no puede solucionar un problema que está instalado en la sociedad y que la actitud de los comerciantes de ropa solamente está reflejando los intereses y orientaciones de esa misma sociedad.

El estado no va a poder hacer nada obligando a los comerciantes a vender ropa de cierto talle. Es la gente la que tiene que tomar la solución en sus manos y cambiar la orientación de las cosas sin esperar que el Estado tenga que intervenir para finalmente obtener estos penosos resultados.

Ante la falta de de ropa de talles adecuados hace años que existen comercios pequeños que fabrican y venden prendas de talle mayor. A nadie se le ocurrió (ya sea una organización de consumidores o al mismo estado sabelotodo) promocionar esos comercios? A nadie se le ocurrió simplemente canalizar las necesidades de los consumidores para mostrarles en qué lugares pueden resolver sus problemas?

Si así fuera podría lograrse una solución más adecuada que estuviera en manos del consumidor sin intervención del estado y sin afectar la libertad de comercio.

Solamente se necesitaría poner en práctica la libertad de elección que todos poseemos al momento de consumir.

6 comentarios:

Alezita dijo...

Hola:
Me parece una "brillante" idea el crear normas para obligar a los comerciantes a vender talles mas grandes.
De verdad creen que va a funcionar???

Louis Cyphre dijo...

Otra de las tantas ideas disparatadas de la progresía. Las regulaciones estatales funcionan mejor que el mercado.

Estoy seguro de que si esto fuera cierto, que mucha gente no puede conseguir ropa en talle adecuado, ya hubieran surgido negocios especializados en talles grandes, como acá o en EEUU.

Jorge dijo...

Que no se puede conseguir ropa fácilmente para talles más grandes es cierto porque lo sé por mi mujer. Y es realmente angustiante entrar a un negocio y que no puedas llevarte nada de lo que se vende porque no te va.

Pero creo que esperar que la solución venga del Estado con una ley muestra la falta de capacidad de los que legislan y gobiernan.

Por otro lado los consumidores interesado deberían organizarse y promover aquellos comercios que vendan talles más allá del 42. Publicarlos por internet, etc. Hay muchos medios que van más allá de lo que pueda hacer una ley inútil.

jacinta dijo...

El problema es que los mismos consumidores prefieren sucumbir (algunos, aclaremos, pero una gran mayoría) a las presiones sociales de los stándares estéticos irreales y quizá compran en las tiendas de talles "especiales", pero a escondidas!!
Tengo una amiga yankee que va al gimnasio casi todos los días, es bastante flaca y linda... ella me decía que en Buenos Aires sentía la presión social para bajar de peso (ella!!!!) y que al volver a USA sintió la falta de ESA presión social... De más está decir que sigue siendo flaca (para quienes manejen los talles, usa talle 6, y en Argentina sería un 40, creo) pero sin torturarse por ser más flaca aún.... Y las gordas en Argentina (y hablo de gordas en serio, no de mujeres normales) se esconden y se sienten sin derecho a mostrarse como mujeres... Sucumben a la presión social...
Acá se les va la mano y hay muchos obesos... es verdad... pero también ves que muchas chicas excedidas de peso, se maquillan, se arreglan el pelo, se ponen ropa canchera y moderna de su talle y salen a la calle a la conquista!! Y sonríen y parecen muy seguras de sí mismas...
El problema de los talles y las ridículas regulaciones no va a cambiar hasta que las mujeres argentinas no desistan del "modelo Barbie"!!!

Jorge dijo...

Coincido con lo de la "presión social". Mi mujer también la vivía en Buenos Aires. acá en España mi mujer se siente mucho más cómoda en eso.

"El problema de los talles y las ridículas regulaciones no va a cambiar hasta que las mujeres argentinas no desistan del "modelo Barbie"!!!"

A eso iba con mi post, los comerciantes no hacen más que reflejar las pautas de los consumidores. Venden ropa de talles chicos porque los compradores buscan ese tipo de ropa.

Si un negocio, tipo Coma o Ver en Buenos Aires, pone talles más grandes se llena de chicas gorditas y de señoras grandes y resiente a su clientela de adolescentes delgaditas obsesionadas con las dietas que no quieren verse comprando en el mismo negocio al que van mujeres gordas o grandes.

Es triste, pero una ley no lo va a cambiar.

Anónimo dijo...

No me parece mal que impongan algo por ley, porque esta mas que visto que en este país somos hijos del rigor y el tema de los talles (o tallas) creo que a los comerciantes y 'marcas' se les fue de las manos, por ser generosa.
Yo no soy una persona ni gorda, ni flaca, 'normal' segun los medicos que se preocupan por la verdadera salud (fisica, mental y espiritual) y llegue a no poder comprarme ropa en argentina, ni siquiera en Zara que es una firma española, pais donde sí puedo comprarme ropa aqui, reitero, en la misma firma NO he conseguido talle.
Nota aclaratoria: estoy hablando de un talle 42!!!!!