jueves, febrero 02, 2006

Medicina para consumir

Me sumo al tema planteado por Luis en su blog sobre el tema de las medicinas pública y privada.

Hoy vi en el noticiero de TVE una nota sobre una cadena privada de clínicas en Estados Unidos que tienen consultorios hasta en algunos supermercados... La cadena se llama RediClinic.

Una franquicia de este tipo debe constituir un anatema para los cultores de la medicina pública.

Admito que a mí también me shockeó ver una cosa así.

La libre empresa y el libre mercado desacralizan todo tipo de actividades y disciplinas.

Pero, por qué no? Tengo entendido que en EEUU se torna muy caro tener un seguro privado y que no hay una coberuda sanitaria pública como en España, Alemania o Francia.

2 comentarios:

Louis Cyphre dijo...

Jorge, te dejo un link a un post de hace unos meses sobre algunos mitos del sistema de salud de EEUU, que se repiten mucho por acá como el "gran cuco" y mantener el status quo.

En EEUU, no tener seguro médico no es sinónimo de no tener cobertura médica. La gente sin seguro médico en EEUU hace exactamente lo mismo que hace la gente en Canadá: se hace atender en las clínicas de urgencia. La diferencia es que tal vez en EEUU deban esperan un poco menos, seguro que cuentan con mucho más tecnología y te tratan como un cliente, no un usuario, del sistema. Diferencia fundamental.

jacinta dijo...

Sí, pero gracias a este sistema las salas de urgencia están superpobladas y las esperas no son tan breves... y cuando estás con una emergencia el tiempo urge... ejemplos?? una niña de 3 años con ataque de astma esperando 2 horas y media en la sala de urgencias del centro médico de su seguro privado!!!! (los centros médicos atienden las emergencias sin discriminar a causa del seguro o no seguro así que va cualquiera, eso sí, al que no tiene seguro lo atienden gratis y al que tiene le cobran entre 50 y 100 dólares por la atención de emergencia!!!)
Pero existe un seguro médico estatal que se da a las personas de bajos recursos y que funciona mucho mejor que la mayoría de los privados...