martes, mayo 30, 2006

Sobre valientes: supuestos y reales





Ataca a una institución militar desprestigiada y sin el más mínimo poder de fuerza, tanto interna como externa.

Gracias a su revisión tendenciosa del pasado logra reeditar viejos odios y enfrentamientos.


Enfrenta desde su gobierno a una poderosa guerrilla que dominaba gran parte del territorio del país. La misma que mató a su padre y lo tiene a él mismo permanentemente en la mira.

1 comentario:

Sergio Flores dijo...

En el buen sentido de la palabra, Uribe es un hombre. El otro, no.